Qué no hacer en la realización de un Investor Day

La celebración durante la primera quincena de octubre de varios Investor Days como el de General Motors, Sacyr, o la presentación de la nueva estrategia de descarbonización de Repsol nos da pie a compartir algunas reflexiones sobre lo que entendemos se debe evitar a la hora de llevar a cabo este tipo de eventos tan estratégicos para gestionar expectativas. Es muy habitual que un Investor Day se convoque con el objetivo principal de compartir la última actualización del Plan Estratégico de la compañía, pero no debemos olvidar también el objetivo de acercar los máximos responsables corporativos y de líneas de negocio a la comunidad inversora y de analistas, que, en algunos casos, son totales desconocidos para la misma. En cualquier escenario, a nuestro juicio, conviene tener presente algunos elementos que deben evitarse para no perjudicar el resultado final a corto y medio plazo de este ejercicio de comunicación.

Te los presentamos a modo de decálogo:

PRIMERO: el Investor Day no debe considerarse un evento restringido a unos pocos privilegiados, ya que se trata de comunicar información relevante y su celebración presencial no impide que se pueda retransmitir en streaming para no discriminar a ningún grupo de interés.

SEGUNDO: no conviene invitar a los representantes de los bancos de inversión ya que este no es un acto para que los banqueros puedan desplegar su actividad comercial con el equipo directivo de la compañía cotizada, sino que más bien es un evento para compartir las expectativas de evolución futura de la compañía con analistas e inversores institucionales y hoy, también gracias a Internet con los inversores minoristas.

TERCERO: si tienes que comunicar alguna información privilegiada durante el evento, como puede ser un anuncio de nueva política de dividendos o proyecciones a medio y largo plazo, regístrala ante el regulador antes de que abra el mercado, junto con toda la información relevante del evento como son las presentaciones, y no hagas el registro simultáneamente a la comunicación en directo de dicha información ya que podrías provocar un ruido innecesario en el mercado, e incluso la suspensión temporal de la cotización por parte del regulador.

CUARTO: si compartes guidance, que sean objetivos alcanzables y trazables, nunca transmitas objetivos cuantitativos por el mero hecho de buscar un revulsivo artificial a la cotización a corto plazo; ten en cuenta que a partir de ese momento el mercado te hará un tracking regular dela evolución de la compañía hacia esos objetivos.

QUINTO: si tu compañía va a llevar a cabo una reestructuración del primer nivel del equipo directivo, que no la comunique días o semanas después del evento, sino antes o con motivo del Investor Day porque precisamente este evento está pensado para que los inversores y analistas conozcan más de cerca a los responsables de las unidades de negocio y de las principales funciones corporativas, y no a los que van a dejar de serlo.

SEXTO: la actualización del equity story de la compañía que compartas durante el transcurso de las presentaciones no es recomendable que contenga la valoración interna del consolidado o de las unidades de negocio, ya que esta es una función que debe ejercer el mercado en relación con la información disponible para ajustar sus expectativas. El mercado siempre tendrá argumentos rigurosos para contestar las hipótesis de cualquier valoración interna de la compañía en factores de tan poco consenso como son las tasas de descuento, los valores residuales, los horizontes temporales de proyecciones, por no hablar de la estimación de los cash flows futuros.

SÉPTIMO: no dejes nada a la improvisación sino todo a la planificación, especialmente en cuanto a la preparación de las sesiones de preguntas y respuestas, y de las habilidades de comunicación de los directivos que van a presentar.

OCTAVO: si tienes mucho que contar no te empeñes en inundarlas pantallas de datos y figuras que la audiencia nunca va a poder retener, sino solo los mensajes “fuerza” y las magnitudes críticas; el detalle déjalo para entregarlo como handout o para cargarlo en el espacio web de accionistas e inversores destinado al Investor Day.

NOVENO: no te limites a los tradicionales power points para elaborar las presentaciones del evento y aprovecha la ocasión para mejorar tus capacidades con herramientas de diseño gráfico y creatividad digital que la tecnología y expertos en la materia ponen a tu alcance.

DÉCIMO: no pienses que el evento termina con la última presentación y su sesión de Q&A. Recaba el feedback de la audiencia para actualizar tu estrategia de Relaciones con Inversores.

-

Francisco Blanco Bermúdez