Iconos: los "building blocks" de una comunicación visual efectiva

En el contexto de las Relaciones con Inversores, el uso de una iconografía sólida y funcional supone un recurso inestimable a la hora de producir documentos y herramientas de comunicación efectivas. En este artículo abordaremos las tres cualidades esenciales de este elemento ubicuo.

De entre todas las formas de comunicación visual, el icono es la unidad mínima. También es, con toda probabilidad, la más presente en el día a día de cualquier persona. En pocas palabras, un icono es una imagen que representa un objeto o una idea. La preferencia de la mente humana por el estímulo visual ha favorecido la prevalencia de estas abstracciones como herramienta de comunicación en la cultura contemporánea.

En el ámbito que nos ocupa, el icono como recurso gráfico en documentos y herramientas de comunicación con inversores nos ofrece no sólo la capacidad de sintetizar visualmente un concepto, sino también la oportunidad de captar y dirigir la atención del público o del lector.

Con esto como objetivo analizaremos las 3 cualidades esenciales de las que debe hacer gala un icono efectivo.

Debe transmitir el mensaje correcto... ¡intacto!

A diferencia del uso que habitualmente se les da en la interfaz de una app, los iconos empleados en documentos como presentaciones, informes o infografías complementan al texto y a la vez se apoyan en él. La combinación de icono y texto ayuda a contextualizar conceptos, lo cual nos ofrece una mayor libertad creativa a la hora de representarlos gráficamente. Dado que estos iconos no necesitan ser auto-explicativos, es recomendable mantener un pie en lo descriptivo y otro en lo alegórico.

La combinación de icono y texto ayuda a contextualizar conceptos.

La razón de ser de un icono consiste en representar de un vistazo una idea. Por tanto, al seleccionar o diseñar un icono debemos tener en cuenta que la creatividad debe estar siempre al servicio del mensaje, nunca al revés. Para lograrlo, hay dos aspectos fundamentales: sencillez y contraste.

Cuando hablamos de sencillez, el secreto reside en limitarse a usar formas básicas y nunca abusar de los detalles, ya que su exceso empeora la visibilidad de cualquier tipo de elemento gráfico. Esto es especialmente importante al tratarse de recursos destinados a ocupar pocos píxeles en pantalla.

Por su parte, al hablar de contraste salimos del territorio de las formas para adentrarnos en el mundo del color. El diseño de un buen icono requiere un contraste claro entre la figura y el fondo. Se debe huir de matices, ya que de lo contrario las formas se desdibujan, diluyendo el mensaje en el proceso. En cambio, empleando una combinación de colores neutros con un color de realce podemos dirigir la atención del público a los puntos clave de un documento.

Sencillez y contraste: las claves de un icono escalable.

El resultado de aplicar estos dos conceptos básicos de manera creativa es un icono que será claramente visible y comprensible tanto en tamaños pequeños a corta distancia (como en un Informe de Resultados o un vídeo corporativo destinado a redes sociales), como a mayor escala, si hablamos de presentaciones internas o grandes eventos (como una Junta General de Accionistas).

Debe reflejar la identidad corporativa de la compañía

Cada pieza de comunicación de una compañía forma parte de un esfuerzo por transmitir un discurso consistente. Por tanto, los documentos publicados en el ámbito de las Relaciones con Inversores deben estar cuidadosamente confeccionados tanto en el fondo como en la forma, haciendo uso de las herramientas adecuadas y empleando la guía de estilo corporativo como punto de partida. Estas guías están orientadas a la correcta aplicación de la marca en materia de colores, tipografías, estilo fotográfico y otros elementos visuales. Si no contempla el uso de iconos, sus recomendaciones generales pueden ofrecer algunas pistas sobre posibles estilos apropiados para estos.

Construir un lenguaje iconográfico vivo y versátil que respire las cualidades de la compañía refuerza la consistencia del discurso. Además supone una ayuda inestimable a los responsables de la elaboración de documentos, más aún si se trata de un lenguaje visual creado ad-hoc para representar conceptos propios de un sector en particular.

Iconografía diseñada por Sigma Rocket para el Informe de Resultados de Kompuestos.
Informe de Resultados de Kompuestos.

Debe formar parte de un sistema gráfico homogéneo

Combinar iconos de procedencias diferentes es siempre una mala idea. No sólo dificulta mucho la labor de representar correctamente la identidad corporativa de la compañía, sino que también da como resultado documentos cuya producción parece improvisada. Además, al combinar estilos gráficos dispares existe el riesgo de distraer al público/lector.

Un sistema iconográfico orientado a las telecomunicaciones.

Un sistema iconográfico homogéneo convive en equilibrio con el resto de elementos visuales de la marca, permite representar un amplio rango de conceptos bajo un estilo unificado y facilita la creación de nuevos iconos y variaciones.

En definitiva...

El uso creativo de los recursos iconográficos en el contexto de las RR.II. supone una ventaja inestimable en el proceso de producción de documentos y herramientas de comunicación con Inversores y Accionistas.

-

Juan José Ros